Derriban uno de los principales mitos sobre las dietas y la obesidad

dieta-obesidad-ejercicio-comida-alimentacion-light-salud-bienestar-ingenieria-hospitalaria

La diversidad alimentaria resulta en una peor salud metabólica y provoca un aumento de grasa en el cuerpo, aseguran investigadores de la Universidad de Texas y Health Science Center en Houston.

“La frase ‘Puedes comer de todo, pero con moderación’, desde hace mucho tiempo es considerada la mejor recomendación dietética, pero carece de evidencia empírica a su favor. Nosotros queríamos estudiar la diversidad alimentaria y evaluar su relación con la salud metabólica”, declara Marcia de Oliveira Otto, autora principal del reporte sobre los resultados del estudio publicado en el diario científico Plos One.

Los investigadores midieron la diversidad de la dieta de 6.814 participantes pertenecientes a diversas razas y naciones. Las características estudiadas incluyen el recuento total (el número de diferentes alimentos que se consumen en una semana), la equidad (la distribución de calorías entre alimentos consumidos) y la disimilitud (las diferencias entre los alimentos consumidos relevantes para la salud metabólica, por ejemplo, el contenido de fibra, sodio y grasas trans).

Los resultados del estudio demostraron que una mayor diversidad en la dieta no está asociada a una mejor salud metabólica y un menor peso. Aquellos participantes del estudio cuya diversidad alimentaria fue mayor, engordaron 120 por ciento más en diez años que las personas que consumían menos tipos de alimentos.

Fuente: www.actualidad.rt.com

29 de septiembre, día mundial del corazón

Dia del corazonLa Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud celebran el 29 de septiembre el Día Mundial del Corazón.

El objetivo de este día es dar a conocer a todo el mundo las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento.

Enfermedades como el infarto de miocardio y el accidente cerebro vascular son en la actualidad las enfermedades más mortíferas del mundo, cobrándose cada año 17 millones de vidas.

Durante el Día Mundial del Corazón se pretende llamar la atención sobre la necesidad de favorecer los entornos y volverlos más saludables, logrando evitar enfermedades al corazón, ya sea en los hogares, en el trabajo o en las comunidades.

Las enfermedades cardíacas afectan la calidad de vida de millones de personas, son la causa principal de muerte y uno de los grandes desafíos para la salud de las sociedades.

Los cambios adversos en los estilos de vida acompañantes a la industrialización, urbanización y un discreto incremento en el ingreso económico han propiciado un mayor grado de exposición a los factores de riesgo cardiovascular que están en estrecha relación a la manera en que vivimos.

El elevado nivel de sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad y el uso del tabaco contribuyen en forma notable al riesgo de eventos cardiovasculares. Con el crecimiento urbano acelerado, las dietas tradicionales, ricas en frutas y verduras frescas, se han dejado a un lado y se ha abierto paso a la comida de preparación rápida con elevado contenido de azúcar, grasas o sal. Todos estos elementos constituyen factores de riesgo dietéticos para la enfermedad aterosclerosa, proceso que se desarrolla en forma gradual a lo largo de los años y que finalmente produce obstrucción arterial coronaria, accidente vascular cerebral y no en pocos casos, desencadena la muerte en forma súbita.

Con los avances en la práctica médica ahora es posible prevenir o demorar el inicio de estas enfermedades cardiovasculares. Por ello la prevención está tomando una importancia primordial. Las comunidades médica y cardiológica pueden desempeñar un papel fundamental en los esfuerzos de salud pública para la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular.

La prevención primaria se inicia con el interés del enfermo en informarse, en profundizar en el conocimiento de su organismo, de su salud y de la posibilidad de prevención de las enfermedades. Es un asunto de educación y cambio en conductas de riesgo más que de intervención con fármacos.

El beneficio neto es claramente superior con un mejor estilo de vida que con cualquier medicamento utilizado.

Ingeniería Hospitalaria, y su línea de marca Amigo Corazón®, conscientes de la importancia de preservar la salud cardiovascular en la población de nuestro país, participa en esta celebración alentando a toda la comunidad a encaminarse a la salud del corazón propiciando un lugar de trabajo saludable y Cardioprotegido, donde se promueva la alimentación sana, la actividad física y el ambiente libre de humo de tabaco, acciones que han mostrado ser una forma costo efectiva de salvar vidas y mejorar la productividad.

Fuente: www.amigocorazon.com

Gimnasios, DEA’s y cardioprotección.

Grand Hotel Esplanade, Gym

Las personas que experimentan paro cardiaco repentino en gimnasios, tiene una mayor oportunidad de ser salvado gracias al masaje cardiorespiratorio y el acceso a los DEA’s (Desfibriladores Externos Automáticos) entre otros factores de acuerdo a un estudio publicado por el American College of Cardiology (Colegio Americano de Cardiología). Los hallazgos subrayan la importancia de los DEA’s y los espacios cardioprotegidos en lugares donde la gente se exige físicamente y están en gran riesgo de sufrir un paro cardiaco repentino.

Estudios previos muestran que el ejercitarse regularmente reduce ampliamente el riesgo de problemas cardiacos. Aunque, durante e inmediatamente después del ejercicio puede aumentar el riesgo de tener este problema. El hecho que los DEA’s han demostrado salvar vidas cuando es usado de manera oportuna, es comúnmente ubicado en lugares como gimnasios. Lo que es poco conocido, es la frecuencia con las que estos ataques suceden en lugares donde la gente comúnmente hacen otro tipo de actividad física, tales como: Boleras, discotecas y centros comunitarios, donde el uso del DEA es menos común.

El estudio se concentra en la frecuencia, tratamiento y efectos de los paros cardiacos repentinos en lugares tradicionales y no tradicionales donde se ejecuta actividad física.

Investigadores estudiaron a 849 ataques que ocurrieron en lugares públicos en Seattle y King County Washington (EEUU) de 1996 a 2008.

La ubicación de los paros cardiacos se categorizó si ocurrían en lugares tradicionales para ejercitarse (gimnasios o centros de acondicionamiento físicos), en lugares alternativos (boleras, lugares de trabajo, hoteles, discotecas) además de lugares donde no se practican actividades físicas exigentes (bancos, restaurantes, centros comerciales, aeropuertos).

En total, 52 paros cardiacos ocurrieron en lugares tradicionales donde se hace ejercicio, 84 en lugares no tradicionales y 713 en espacios donde NO se hace ejercicio. La tasa de supervivencia fue del 56%, 45% y 34% respectivamente. Donde se puedo acceder a información del momento del paro, en el 77% de los casos de paro ocurrieron durante el ejercicio, sólo el 18% ocurrió después del ejercicio y 4% antes del ejercicio.

Los investigadores también pudieron recoger información de que tipo de ejercicio realizaban las personas en el momento de sufrir el paro. La actividad más común era el baloncesto con el 20.5% de los casos. El baloncesto es usualmente practicado en lugares no tradicionales de ejercicio como en parques de barrios. Después de este deporte, los otros detonantes de paros fueron el baile y las pesas, ambos con el 11.6%, las máquinas trotadoras 8.9%, el tenis 6.3%, los bolos 5.4% y la natación con el 4.5%.

“Nuestros hallazgos deben fomentar la implementación de manera más amplia de la creación de espacios cardioprotegidos con la adquisición de un DEA, además de protocolos de respuesta ante los paro cardiacos repentinos en los lugares tradicionales donde se realiza ejercicio” dice el médico Richard L. Page, autor líder del estudio y director de la escuela de medicina y salud pública del departamento de medicina en la universidad de Wisconsin. “Además, estos estándares se deben extender a lugares no tradicionales donde se practica actividad física donde los paros pueden ser comparables a los lugares donde tradicionalmente se realizan ejercicios”

 

Este artículo está basado en materiales provistos por el Colegio Americano de Cardiología.

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Twitter