¿Sabías que una mala higiene dental afecta a tu corazón?

salud-cardioproteccion-equipos-medicos-ingenieria-hospitalaria-ambulancia-hospital-corazon-presion-cuidado-tecnologia-innovacion-medicina-odontologia-cardiovascular-enfermedadLa boca es una de las partes del cuerpo por donde puede entrar el mayor número de patógenos. Estar atentos a cualquier enfermedad bucodental es clave para no padecer patologías mucho más graves. “Numerosas investigaciones señalan una relación directa entre la salud oral y determinadas afecciones cardíacas”, afirma Iván Malagón director de Iván Malagón Clinic.

Estudios científicos que basaron sus investigaciones en ratones infectados por bacterias específicas de enfermedad periodontal, confirmaron que esas bacterias acabaron pasando al torrente sanguíneo, provocando daños en el corazón. Según los datos, la acumulación de la placa y la inflamación de las encías puede originar que las bacterias que la producen pasen al flujo sanguíneo, se acoplen a los vasos sanguíneos en forma de coágulos y provoquen un aumento de la presión arterial. Esta excesiva presión es la que finalmente puede llegar a originar un ataque cardíaco.

Una de las causas más comunes de sufrir la periodontitis apical es la infección por las caries. La periodontitis apical es la inflamación de los tejidos de alrededor de la raíz del diente y generalmente se diagnostica mediante una radiografía.

Cuando se produce una caries en un diente y no se cura, a continuación, se produce la inflamación de la pulpa, que se infecta e inflama (pulpitits). Las mismas bacterias causantes de esta infección pueden expandirse hacia la raíz del diente y causar una periodontitis (infección e inflamación de los tejidos que rodean al diente). Los resultados, si no se tratan a tiempo, pueden ser catastróficos, y no sólo por la posibilidad de perder el diente afectado, sino que puede llegar a ser un desencadenante de otras enfermedades más graves, como enfermedades coronarias, o ser un factor de riesgo a sufrir alzhéimer o cáncer de mama.

Como indica Iván Malagón, “se ha demostrado que el tratamiento de las infecciones orales podría mejorar la salud del corazón, y tratar las infecciones de los conductos radiculares disminuye los riesgos de padecer otras enfermedades”.

La importancia de la higiene bucal

Además de ello, es básico comunicar en consulta del dentista si se padece una enfermedad cardíaca. Según el Dr. Iván Malagón, “los factores de riesgo que presentan las personas que sufren enfermedad cardíaca son prácticamente los mismos que los que padecen enfermedad periodontal”.

Una vez más, es clave recordar que la higiene bucal influye enormemente en nuestra salud. Tener una boca cuidada no sirve solo para lucir una sonrisa bonita, sino que es imprescindible para evitar patologías graves.

Llevar una dieta saludable que nos aporte los nutrientes necesarios para nuestros dientes y encías, evitar los alimentos dañinos como el azúcar, tener buenos hábitos de limpieza y acudir al dentista regularmente son la mejor forma de prevención.

Fuente: informalia.eleconomista.es

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Twitter